Diez consejos de como enfrentar al primer día de trabajo

Posted on 21/02/2012

0



El primer día de trabajo es inolvidable y la experiencia enseña que por lo general resulta ser más incómodo que gratificante. Es un día en el que deberás estar preparado para asimilar una gran cantidad de información, que además te será servida de un sólo golpe.

Será un día de muchas expectativas y de muchas preguntas sin respuesta; sobre todo, de cómo serán tus compañeros y el ambiente de trabajo en el que estarás integrándote en pocos días. También sentirás emoción por haber sido el elegido/a, pero al mismo tiempo sentirás un gran temor a lo desconocido. Adicionalmente, tus jefes y compañeros tendrán también ciertas expectativas sobre tu persona y tus capacidades, lo que contribuirá a aumentar aún más tu estrés, haciendo que sea un día verdaderamente difícil.

A continuación se acompañará una serie de consejos de utilidad ese primer día:

– Saber quién es quién: Seguro que te presentarán a muchas personas de una sola vez, por lo que no será posible memorizarlos a todos, así que concéntrate en los jefes y en especial con los que vas a trabajar directamente. Así que cuando te presenten a alguien di: “Hola María, encantado” o “Nos vemos luego, Pedro” pues pronunciar su nombre te ayudará a recordarlo más tarde. Pero si no acuerdas de alguno sólo dile algo como: “Perdona, sé que me has dicho tu nombre, pero con tantas cosas que recordar…”¿me lo repites por favor?” o algo así.

– Pregunta todo lo que se te ocurra: Aprovecha para enterarte de todo lo necesario y no des nada por sentado. Es la mejor oportunidad para saciar tu curiosidad sin que seas cuestionado por ello.

– Toma nota de todo: Hasta lo más mínimo, luego verás que desechas y que no. Haz hincapié en los horarios, claves de seguridad, extensiones, nombres y cargos; así como cualquier otro dato susceptible de olvido, si lo haces a conciencia tendrás más tiempo luego para concentrarte en lo importante.

– Da una buena imagen: Sonríe, muéstrate seguro, demuestra interés, da la mano con firmeza, mantén un buen ritmo, irradia optimismo y muestra tu faceta más amable, educada y cordial. Conviértete en alguien reservado y atento, pero no dejes de ser tú mismo. La intención es caer bien siendo lo más diplomático posible sin caer en distorsiones de personalidad.

– Únete al grupo: Acepta las invitaciones para comer y para tomar café que puedan hacerte ese día, Es la mejor forma de empezar a hacer Networking activo y de comenzar tus relaciones laborales con buen pie, además de que te irá dando información de primera mano sobre la empresa y sobre las personas que allí trabajan.

– Sociabiliza y establece contactos: Mantente disponible a cualquiera que se te acerque, preocúpate por los que van a rodearte, utiliza el sentido del humor para romper el hielo y jamás hables mal de nadie ni tomes partido ni posición en nada, cuenta que en este momento todos son tus amigos, ya luego verás si hay necesidad de tomar bandos. Sobre todo no confíes en nadie, ya que muchos se aprovechan de los nuevos para sacar partido.

– En tu primera reunión: Habla poco y escucha más, y si te piden opinión sobre cualquier cosa, puedes utilizar la estrategia de: “debo revisarlo a fondo para familiarizarme antes de emitir una opinión”, ya que no tienes la obligación de fijar una posición tan temprano y sobre todo evita ser presuntuoso. Ya luego cuando vengan más reuniones durante esa semana o mes, podrás exponer tus ideas sin haber parecido un sabelotodo y seguramente serás también más oportuno y más acertado en tus respuestas pues tendrás más conocimiento de causa.

– Controla el ímpetu: No hagas compromisos ni promesas y evita aportar soluciones tan temprano. Hasta que no sepas más sobre la empresa, no es prudente aumentar tus exigencias. No sólo pecarás de prepotente sino que podrías quedar mal parado. Más bien establece un ritmo de trabajo más pausado que el resto, pues puedes permitírtelo, lo que te ayudará a comenzar con buen ritmo.

– Impresiona a los jefes: Aunque sea tu primer día, los jefes te estarán observando y preguntando al resto cómo te va. Así que trata de no parecer desbordado por tanta información a al vez y deja que te vean lleno de optimismo y con mucha capacidad.

– Antes de terminar el día: Comprueba que sabes o al menos conoces lo siguiente:

a) Situación de las salidas de emergencia, del baño, de la sala de reuniones y de la fotocopiadora.

b) Situación espacial de los jefes, así como sus teléfonos o extensiones.

c) Funcionamiento del sistema informático (al menos lo básico).

Reflexión: Como habrás visto, el primer día trata básicamente de adaptarse a la nueva situación y de poner un poco de interés en ciertos aspectos que pueden ser determinantes para iniciar una carrera en cualquier empresa.

También hay mucho de psicología y de relaciones humanas que implican un manejo prudente de las mismas, tomando en cuenta su complejidad. Así que siguiendo los pasos anteriores podrás reducir mucha de la tensión que seguramente se generará durante toda la jornada, haciéndola menos traumática tanto para ti como para el resto del grupo al que te estés acoplando.

Mientras en Twitter, ante la pregunta: ” Ser el nuevo en la oficina ¿Cómo enfrentar el primer día de trabajo?” La comunidad se manifestó, destacando las siguientes opiniones:

“Creo que con confianza haciendo bien la pega y tratando de incorporarse lo antes posible”

@sussy2602

“Mas que creerte el cuento haciendolo todo a la primera, escuchar, observar y aprender.”

@sinbei85

“No tener miedo a decir “No entiendo”, sonrisa dispuesta y ganas de aportar!”

@DanyReyes1

“Disposición y simpatía son las mejores cartas de presentación ante jefaturas y colegas.”

@Caco_Meyer

“Ser Amable tener sonrisa pep y ver como todos hacen las cosas xa que cuanto te toque tengas una noción de algo.”

@gommii

FUENTE: http://www.seniorm.com/como-sobrevivir-al-primer-dia-de-trabajo.html 

Anuncios
Posted in: Trabajo